Blog, Ergonomía, Prevención

¿Cómo afecta la carga postural y como solucionarlo?

En las últimas dos décadas se ha observado el aumento de trastornos musculo-esqueléticos  en trabajos de oficina, sector en que su incidencia era relativamente baja.  Éste hecho se debe en gran parte al uso de pantallas de visualización de datos (PVD) actividad que obliga a permanecer en estatismo postural durante un tiempo prolongado, ya no solo durante la jornada laboral sino también en la el ámbito privado con los tablets y smartphones.

¿Cuáles son las consecuencias del estatismo postural?


El problema radica en qué los músculos permanecen estáticos produciendo así las llamadas contracciones isométricas, que comprimen los vasos sanguíneos, dificultando la circulación y provocando fatiga muscular.

Debido a esto, se suelen adoptar posturas incorrectas que resultan forzadas para nuestro organismo, pudiendo conllevar trastornos musculo-esqueléticos, especialmente en nuca, espalda, hombros y extremidades, tanto superiores como inferiores.

¿Qué se puede hacer para evitar la carga postural?


El estatismo postural puede corregirse realizando pequeñas pausas que permitan el cambio de postura y la recirculación de la sangre, consiguiendo así una óptima recuperación de la fatiga. Cabe destacar que en posición sentada hay que intentar evitar el cruce de piernas, dado que dificulta mucho más la circulación.

Se puede detallar en un amplio abanico de medidas preventivas para evitar la adopción de posturas forzadas que ayudarán a reducir el riesgo que conllevan sobre la salud de las personas. A continuación, se detallan medidas relacionadas con los trabajos en oficina:

posturas

Uso de P.V.D:

  • Situar la pantalla frente al usuario, evitando así giros de cuello innecesarios.
  • Situadas a una distancia acorde a la agudeza visual del usuario (35-75 cm) e intentando siempre que se encuentren por debajo de la línea horizontal de visión
  • Deben ser regulables en altura, giro e inclinación

Manipulación de documentos

  • Situarlos sobre portadocumentos o atriles situados cerca de la pantalla, regulables en inclinación y altura con tal de evitar una repetitiva inclinación de la nuca.

Teclado

  • Independientes de la pantalla, que no se deslicen por encima de la superficie de la mesa y que permitan el apoyo de las manos en su borde inferior o bien en la mesa.

Mesa de trabajo

  • Si son de altura fija, deberá medir unos 700mm y en caso de ser regulables, deberá encontrarse entre los 680 y los 700mm.
  • Debe permitir la colocación de las piernas y los consecuentes cambios de posición.

Silla de trabajo

  • Es muy importante que la silla se adapte al trabajador para que este pueda sentarse de manera correcta. Por ello, se deben poder regular tanto la altura como la inclinación del respaldo, permitiendo un correcto ángulo de las piernas (90º) y el óptimo apoyo lumbar respectivamente.
  • Debe ser estable por lo que su base estará formada por cinco brazos con ruedas, permitiendo así movilidad y evitando limitaciones del alcance que son causa también de trastornos musculo-esqueléticos.
  • Presencia de apoyabrazos que permitan adoptar una postura confortable.

“Cuida de tu cuerpo, es el único lugar que tienes para vivir” – Jim Rohn

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.